Vamos haciendo más sencilla la relación con nuestro bebe recién nacido

Cuando tienes a tu bebé en brazos por primera vez, tienes todo un cúmulo de emociones encontradas al mismo tiempo: amor, miedo, fatiga… todo se acumula y sin embargo te mantienes en pie.

Siempre los primeros días serán los más complejos porque tu acabas de pasar por uno de los mayores procesos de creación y eso agota.

Y del otro lado está un pequeño ser que se está adaptando y conociendo su nuevo entorno.

Ambos están pasando por un periodo de adaptación así que lo mejor es hacerlo de la forma más grata posible.

Carmen8a Blogs

Y no hay forma más grato que hacer las cosas jugando.

Entre todos los cambios entre comer, dormir y cambiar de pañal, los recién nacidos tienen períodos cortos cuando están despiertos y alertas.

Este es un buen momento para jugar con ellos. Tu bebé está aprendiendo el sonido de tu voz, la vista de tu cara y tu contacto.

Sonríe, cántale, lee y háblale, muévete al ritmo de la música, hazle caras graciosas para imitar y ofrece objetos interesantes para que pueda sentir y mirar.

Resultado de imagen para bebé y mamá

A esta edad, los bebés no necesitan juguetes: tu cara y tus ojos, las manos y pies de tu bebé, y los objetos simples como un sonajero, un espejo irrompible o una bufanda colorida le ofrecerán entretenimiento.

Esto también ayuda cuando ya puede ponerse boca abajo.

Unos minutos de tiempo de juego boca abajo todos los días le ayudarán a desarrollar los músculos de la cabeza y el cuello más fuertes y a trabajar en la coordinación que necesita para rodar y arrastrarse, para alcanzar los próximos grandes hitos que tiene por delante.

Entre las cosas que más nos estresa como madres es el llanto de un bebé, principalmente al principio, cuando aún no reconoces dicho llanto.

En sí, el llanto es la principal forma en que los bebés se comunican, especialmente en sus primeros días.

Los gritos pueden ser difíciles de descifrar, pero puedes repasar tu agenda o tu entorno para averiguar qué está mal.

Si han pasado 2 horas desde la última vez que comió, es muy probable que tenga hambre.

Si ha estado despierto durante una hora y media, probablemente deba dormir una siesta. Los bebés también pueden aburrirse o sobreestimularse.

Algo que aprendí hacer durante las primeras semanas ante el llanto de mi bebé fue hacer 3 pruebas:

  • Poner mi dedo en su boca para detectar si tenía hambre
  • Revisar su pañal para identificar si estaba limpio
  • Revisar su ropa para notar si algo lo estuviese molestando

Si no es hora de alimentar a tu bebé y tiene un pañal seco, puedes intentar otras formas de calmarlo:

  • Envuélvelo firmemente en una manta grande y delgada, para imitar cómo estaba acurrucado en el útero.
  • Acurrúcalo en tu pecho y suavemente dale una palmada en la espalda.
  • Baila, camina o rebota con ella para calmarlo.
  • Dale un masaje con cremas para bebés.
  • Ve a un lugar tranquilo y activa un sonido calmante como un ventilador o una máquina de ruido blanco.

Fuentes: YouTube || SoyTowi || SoundCloud || Healthychildren.org

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente.