Los lazos de amistad que se construyen en la universidad pueden ser un puente de sobrevivencia

En lo personal, mi mejor época estudiantil fue mi época universitaria.

Primero porque logré entrar a la universidad que quería, a la carrera que deseaba e incluso conseguí mi beca UVM que me ayudó en todo momento para estar enfocada en mis estudios.

En esta época conocí a la gran mayoría de mis mejores amigos, de los cuales ya trabajamos en proyectos juntos como colegas.

Mi red de amigos es amplia y sólida en donde a pesar de que ya pasó una década seguimos en constante comunicación.

En la universidad también tuve la oportunidad de conocer a excelentes personas como profesores que después se convirtieron en tutores, en mis primeros jefes y ahora, trabajamos juntos en diversos proyectos.

Realmente son muchas las buenas experiencias y vivencias que tuve en esta época de mi vida.

Todo esto me ayudó a balancear mi situación como foráneo. Sí, al conseguir mi beca, tuve que salir de mi ciudad y trasladarme a una más grande y distante.

Dejar mi casa fue un paso grande y también difícil durante mucho tiempo. Conocer una nueva forma de vivir lejos de casa en un lugar diferente con gente extraña y sin las figura de mis padres junto ami… bueno, todo un cambio y autoconocimiento.

Resultado de imagen para amigos universitarios

Vi durante toda mi estancia que para los jóvenes que pasamos por algo similar es posible tener momentos difíciles, donde unos caen en depresión otros presentan ansiedad y están aquellos que se resguardan en alguna adicción.

De hecho, varias son las pláticas que teníamos para darnos apoyo mutuo y apoyarnos si presentábamos algo que delatara que no estábamos dentro de “nuestros cabales” como decíamos entonces.

Por ejemplo ¿sabes cómo puedes detectar los signos de la depresión?

Un consejo importante es poner las cosas en perspectiva y darse cuenta de que está bien si dejas que algunas cosas se deslicen cuando estás abrumado.

Sin embargo, si empiezas a dejar que todo se resbale y sientes que nada importa, es una señal de alerta de que podrías estar sufriendo de depresión.

Lo que hay que recordar acerca de la depresión es que no es solo un día libre. Los días malos pasan.

La depresión se convierte en una preocupación cuando muestras constantemente los signos y síntomas como:

  • Perder interés en las actividades
  • Fatiga crónica
  • Sentirse sin valor o como si no tuviera sentido
  • Incapacidad para concentrarse
  • Problemas de sueño
  • Pensamientos de autolesión o suicidio
  • Extrema pérdida de peso o ganancia
  • Aislarte
  • Tristeza extrema

Cuando alguno de nosotros mostraba el más ligero signo, inmediatamente nos poníamos en alerta el resto para apoyarlo, ya sea buscando una actividad, platicando o buscando el asesoramiento de un profesor.

Sabemos que cuando llega la depresión, puede ser muy difícil ver con claridad y comprender cómo se podría volver a ser feliz.

Resultado de imagen para depresión

Incluso puede ser difícil darse cuenta de que en realidad estás deprimido y es ahí donde en bloque, como amigos, entrábamos en apoyo.

También estábamos alerta, porque si alguien viene a ti y te habla de depresión, hay que tomarlo en serio.

Además de buscar ayuda, hay otras cosas que se pueden hacer para ayudar a controlar su depresión:

  • Ser voluntario
  • Pasar tiempo con los animales
  • Hacer ejercicio
  • Salir con amigos
  • Practicar la atención plena
  • Escribir
  • Dibujar
  • Hornear
  • Hacer labores de jardín y el contacto con la naturaleza
  • Practicar la danza
Resultado de imagen para actividades contra la depresion

Hay tantas actividades que pueden ayudarte a salir y hacer que las endorfinas fluyan mientras trabajas para tratar una depresión.

Así que de forma individual y en grupo, buscábamos la forma de salir de ese círculo lo antes posible.

Afortunadamente, ninguno de nosotros pasó a mayores y creo que fue gracias a nuestros lazos de amistad que aún perduran.

Fuentes: UNITIPS || YouTube || Tecreview

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente.