¿Los imanes ayudan a tener pies “felices”?

El campo magnético que rodea la Tierra es una fuerza poderosa.

Las aves lo usan para navegar e incluso algunas bacterias se orientan usando este tirón magnético.

Ahora, el magnetismo se ha convertido en un medio para que muchas personas busquen alivio para el dolor persistente.

Para el caso de los pies, se pueden encontrar plantillas magnéticas que prometen aliviar los pies doloridos y cansados.

Dependiendo de la fuente magnética, se puede aplicar un campo magnético de forma intermitente (imán pulsado) o continuamente (imán estático). Las plantillas suelen ser la variedad estática, cortesía de una almohadilla de papel magnético.

Los beneficios médicos generados por las plantillas magnéticas incluyen un mayor flujo sanguíneo y niveles de oxígeno en el área magnetizada, la alineación de las células en el campo magnético, la actividad nerviosa acelerada e incluso un cambio en la acidez de los fluidos corporales magnetizados.

Pero sin evidencia científica, la mayoría de las personas que compran plantillas magnéticas se basan o pueden dejarse llevar por los testimonios y lo dicho por las compañías que las fabrican.

Ciertamente, algunas personas se benefician al caminar sobre plantillas magnéticas.

Para a otras personas, se les presenta una especie de efecto placebo cuando las usa. Esto puede ser benéfico siempre y cuando no cause un daño.

Pero, ¿hay alguna validez que sustente que las plantillas magnéticas son benéficas realmente? Aquí viene la ciencia al rescate.

Varios estudios que examinan plantillas magnéticas han utilizado el diseño “aleatorizado”, doble ciego, controlado con placebo, todo con la finalidad de eliminar los sesgos de los resultados.

Y, cuando el número de participantes es suficientemente alto, se pueden realizar análisis estadísticos para poner un poco de realce detrás de los resultados. Dado que uno de los estudios positivos sobre plantillas magnéticas fue la variedad estándar de oro, la evidencia es más convincente.

Gracias a este estudio, ahora podemos saber exactamente qué tipo de condición del pie puede ser ayudado por las plantillas magnéticas y cuándo considerarlas.

Al parecer existen beneficios para algunas afecciones con plantillas magnéticas, es decir, con dolor neuropático.

En la condición de neuropatía periférica donde el entumecimiento, el hormigueo o las sensaciones de ardor resultan de un traumatismo nervioso y que es una consecuencia común de la diabetes, las plantillas magnéticas han demostrado ser efectivas para disminuir el dolor.

No hay un solo tratamiento correcto para las numerosas afecciones asociadas con el dolor en el pie.

Sin embargo, para muchas afecciones, un buen zapato y plantilla de apoyo pueden ser un buen primer paso, tal como lo llega a mencionar un médico especialista en pie diabético.

Ahora que si se el elige la ruta del uso de una plantilla, es necesario asegurarse de que la plantilla se ajuste cómodamente tanto al zapato como al pie.

Es importante también verificar la calidad de la plantilla ya que en algunos casos llegan a presentar bordes filosos o grumos. Se debe evitar cualquier diseñado así, especialmente en pacientes con diabetes o enfermedad vascular.

En cuanto a los contras de las plantillas magnéticas, podemos comenzar con resaltar que el dolor en el pie, en la mayoría de los casos, no es normal.

Las personas con dolor deben ser evaluadas por un podiatra para determinar el diagnóstico apropiado y las opciones de tratamiento para la salud del pie.

Una visita a un podólogo debe ser lo primero en la lista, antes de un viaje a la farmacia local o sitio de Internet para comprar plantillas.

Y específicamente en el caso del dolor de talón causado por una afección llamada fascitis plantar, en la cual el tejido conectivo en el pie se inflama, los estudios han indicado que las plantillas magnéticas no tienen ninguna ventaja sobre las plantillas similares no magnetizadas.

Vemos entonces que las plantillas magnéticas no son para todos.

Dependiendo de la dolencia del pie, pueden proporcionar alivio (que puede ser real o debido al efecto placebo); para otros, podrían ser un desperdicio ineficaz de dinero y esperanza.