El poder de las Mujeres

Uno de los conflictos más grandes que tienen muchos hombres comienza al querer obtener el amor de una mujer ya que la mujer históricamente tiene un poder supremo sobre el hombre y lo puede manejar a su antojo si es que sabe usar sus artes de manera conjunta. Cuando esto sucede, solo los hombres fuera de serie pueden escapar de la telaraña de una seducción orquestada.

Esto es un relato tan viejo como los trabajos de literatura griega, donde la famosa guerra de Troya se desata por la pasión desenfrenada que causo la hermosa Helena sobre el joven príncipe Paris.

Los griegos y los romanaos tenían también leyendas de mujeres viviendo en el fondo del mar que cautivaban a los marineros con sus cantos solo para arrastrarlos hasta las profundidades y alimentarse de su sangre. En Escandinavia se creía en la existencia de ninfas quienes vivían en las profundidades de los bosques, quienes seducían a los hombres y les dejaban estériles.

En Europa del este, particularmente en la región de los montes Cárpatos, se hablaba de la mujer del pantano que atraía con suaves campos a los cazadores para alimentarse de su alma y de sus deseos dejándoles como muertos en vida por lo que nadie les reconocía al regresar a sus casas. Muchos de ellos jamás volvían a hablar.

Todas estas leyendas giran alrededor de los poderes que tiene la mujer sobre el hombre arrebatándole siempre lo más sagrado. Sin embargo, también siempre se ha dicho que dé tras  de un hombre hay una gran mujer, lo que significa que las mujeres tienen un poder especial para inspirar a los hombres, algo que no es de extrañarse tomando en cuenta el hecho que la mujer tiene en ella el secreto de la vida por lo que es dueña también de mucha de la motivación de un hombre.

Al saber este tremendo magnético misticismo que tiene la mujer en su ser, es fácil el entender por qué un hombre energético; fuerte e inteligente se puede convertir en algo tan inofensivo como un trafitambos en un armario cuando la mujer que desea no se rinde a sus pies.

La mujer no tiene que ser sumamente atractiva  para cautivar a un hombre  sino que puede ser moderadamente atractiva y hacer de un hombre un esclavo. Esto es particularmente efectivo si la mujer sabe usar su voz y sus ojos con los cuales puede transmitir mensajes ocultos aunque sus palabras digan algo diferente.

No obstante, sucede muy seguido que entre más grande sea un poder, más grande es la debilidad que hay detrás. En el caso de la mujer, su debilidad más grande son otras mujeres y ella misma ya que la mujer es la más feroz competidora.

Por esta razón, es que  algunos hombres que no son atractivos ni adinerados pueden controlar a mujeres hermosas ya que ellos saben cómo jugar con su ego y hacerles temer de sus propios poderes como cuando Medusa ve a un espejo.