El Deporte Marcial

Mi vida por alguna u otra razón siempre ha sido marcada por eventos fuera de lo ordinario algo que probablemente se deba a que mis intereses siempre yacen fuera de las cosas ordinarias o lo que se conoce como algo ordinario. Esto va desde los lugares que voy hasta las cosas que pienso lo que siempre da como resultado algo especial. Esto significa que un día puedo estar en una venta de aviones facilitando una gran compra mientras que el otro puedo estar trabajando en una granja en Japón. Esta existencia a muchos les puede parecer como un barco en altamar sin capitán, sin embargo es una existencia con sentido y plan donde el orden nace del caos.

En uno de estos subibajas existenciales, encontré una de mis pasiones mas grandes de la vida que son las artes marciales, un gusto que siempre había tenido desde mi infancia y que siempre practique aunque llevo tan solo diez años de practicarles de manera religiosa y rigurosa dándoles un lugar crucial en mi vida. El estudio de las artes marciales es un estudio sumamente profundo ya que en este se trata con materia física, mental y espiritual ya que estos tres factores bien compuestos son la receta esencial de un artista marcial.

Esta correlación piramidal comienza con los elementos espirituales de un individuo ya que es en el espíritu donde se cultiva un elemento esencial de las artes marciales llamado voluntad. La voluntad es la fuerza de propulsión para llevar acabo un conteste marcial así como para mantener uno cuando las cosas no van a nuestro favor, algo que puede ser sumamente frustrante, particularmente cuando se esta recibiendo un castigo físico importante lo que debilita mucho la fuerza de la voluntad sin la cual simplemente no se puede continuar.

El espíritu en las artes marciales también es necesario ya que es de ahí de donde proviene el respeto para con nuestro adversario necesario para poder ser un buen artista marcial ya que el respeto a nuestro oponente es una medida muy buena para deshacerse del obstáculo mas grande con el que se puede encontrar cualquier peleador y cualquier persona en general: El ego.  Una vez que se tiene cultivado el espíritu entonces la mente también se ha de cultivar ya que la mente es el centro de mando y control del cuerpo y donde se han de formular todas las micro estrategias necesarias en todo momento del combate.

Una razón muy fuerte por la cual la mente se debe de tener bien entrenada y pulida en las artes marciales es debido a que la esta se puede convertir en nuestro peor enemigo y nos puede hacer perder el combate antes de que este comience  o durante el tiempo que este dure. Finalmente,  el cuerpo es en las artes marciales una parte crucial para sobresalir ya que el cuerpo será lo que ejecute nuestra voluntad en tiempo y forma.

 

Por estas razones es que las artes marciales me son tan importantes.