Bulldog

Hace unos días, vi un mensaje general en redes sociales de un amigo mío –que me vende varillas de acero–  quien está regalando un cachorro Bulldog ya que él no lo podía tener en su casa ya que es soltero, o más bien divorciado,  por lo que no hay nadie que se pueda encargar del perrito.

Al ver esta foto y este mensaje le escribí diciendo que yo me podría quedar con el cachorrito ya que soy amante de los perros y conozco mucho de Bulldogs  por lo que pensé desde ese momento que podría ser un buen candidato para quedarme con el perro.

Mi amigo, conociéndome bien, me dijo inmediatamente que pasara por el cachorrito ya que no confiaba en nadie más que en mí para cuidarle. Desde entonces lo tengo aquí en mi casa y puedo asegurar que será un perrito muy feliz durante toda  su vida.

Muchas personas, sobre todo en países latinoamericanos, se toman muy a la ligera lo que significa tener un perro en su casa ya que muchos le dan un significado a esta idea erróneo. Con esto me refiero a que muchos ven a un perro como parte de una casa, es decir casi como un accesorio, y no como una parte de la familia que es como se debe de tratar a un animal que lleva siendo el mejor amigo del hombre por más de cien mil años.

Otro error que se comete con frecuencia es escoger la raza equivoca de perro lo que termina resultando en una mala relación entre ambos y lo que a su vez termina por despachar al perrito a la calle, algo que muchísimas personas hacen dejando a lo que podría ser su mejor amigo a su suerte.  La raza adecuada de perro para una persona depende mucho en la personalidad de la misma  ya que distintos perros están diseñados para llevar a cabo diferentes papeles en la vida.

Si una persona es muy activa y gusta de las actividades al aire libre frecuentemente, entonces lo último que debería de hacer, por ejemplo, es escoger un Bulldog quienes son perros más tranquilos por su constitución física que no les permite ser perros muy atléticos. El mismo error cometería una persona muy tranquila que viva en un departamento muy pequeño al escoger un Labrador o un Golden  quienes retumban de energía y requieren de una cantidad enorme de ejercicio para poder saciar su energía tremenda.

En mi caso, me fue posible escoger un Bulldog debido a que laboro en mi casa, lo que significa que podre cuidar del todo el tiempo, algo elemental para el cachorro ya que los Bulldog son perros que necesitan de mucho cariño y calor humano a diferencia por ejemplo de un Alaska Malamute.

Los bulldogs también requieren de cuidados constantes debido a su peso y narices chatas que combinados pueden llegar a tener muchos factores en contra, sin embargo con el cuidado debido son excelentes perros.